domingo, 21 de febrero de 2010

El fastuoso carnaval de Oruro, una maravillosa expresión del folklore boliviano, devaluado por la ineptitud e incompetencia de la TV criolla.


El fastuoso carnaval de Oruro, una maravillosa expresión del folklore boliviano, devaluado por la ineptitud e incompetencia de la TV criolla.

El fastuoso carnaval de Oruro, una impresionante, esplendorosa e incomparable muestra de nuestra cultura y rico folklore nacional, una vez más maravilló a propios y extraños, ya sea, siendo participe del mismo carnaval en forma directa en la tierra del Pagador, como también, por las pantallas de la TV. Muchos millones de personas como yo, sólo pudimos disfrutarlo viéndolo por la TV (UNITEL y BTV), pese a las limitaciones técnicas, incompetencia e ineptitud de algunos de sus funcionarios, realizadores, locutores, camarógrafos, etc. De todas maneras igual quedamos satisfechos y maravillados una vez más, por la suntuosidad, fantasía y esplendor de tan magno acontecimiento, lleno de colorido, música, pasión, derroche de alegría y espectacularidad de nuestra cultura y nuestro rico folklore nacional.

Respecto a la transmisión del evento por la TV, mis apreciaciones son las siguientes:

Sencillamente yo esperaba mucho más profesionalismo en la transmisión de UNITEL y BTV, Aunque también es necesario destacar que este año UNITEL mejoró mucho e hizo un mejor trabajo que el año pasado en la parte técnica, logística, sutileza de la imagen, performance técnico, presentación, efectos visuales, rejillas, etc., aunque para ser objetivos, aún les falta mucho por mejorar en la calidad de audio, imagen, iluminación, animación, efectos de sonido y gráficos, música de respaldo cuando no se oye bien la música de las bandas en sonido ambiente, etc.

BTV (BoliviaTV) el año pasado en la era TVB hizo un mejor trabajo y más profesional en casi todo sentido, desde el audio, imagen, efectos visuales y animados, etc. hasta la misma locución, relato y presentación que estuvo a cargo de personas experimentadas y con basta trayectoria en la animación de este tipo de eventos. Lamentablemente este año ocurrió todo lo contrario, fue bastante deficiente. En BTV (Bolivia TV) hay mucha improvisación, dejadez y mediocridad en casi todo, creo que no tienen conciencia de que son el canal más importante del país, que sale para todo el mundo y a la vez el canal que se sustenta con la plata del pueblo. Ángel Careaga y el otro sujeto con el que estuvieron en la locución, se aplazaron porque no tienen carisma y ni siquiera el tono de VOZ adecuado para hacer de locutores en este tipo de extraordinarios eventos de tanta trascendencia internacional, el segundo, no podía ni siquiera leer una nota completa, fue de verdad patético, siendo ecuánime y magnánimo con el medio, creo que solo la señora de pollera (lamentablemente no sé su nombre) lo hizo más o menos bien y acorde al espectáculo, porque tiene muy buena voz y facilidad de palabra.

Por otro lado, el relato y comentario sobre las diferentes presentaciones folklóricas debe ser escueta y concisa, para así dar paso de lleno a la presentación artística y de la música de las comparsas y fraternidades en todo su real esplendor y magnitud, salen sobrando las superfluas entrevistas a los danzantes o a los músicos de las bandas. Está bien que muestren algo de historia, música y reseñas de las danzas, pero NADA MAS..!!!, Eso es lo que tienen que entender tanto Bolivia TV como Unitel, Lo último que la gente quiere ver y oír en la transmisión del carnaval, es la fútil palabrería chata y sin sentido que por momentos entablaban algunos de los locutores, locutoras y comentaristas de la red Unitel o BTV, que se la pasaban hablando sandeces hasta llegar al extremo de piropear desvergonzada y atrevidamente a las hermosas bailarinas de alguna fraternidad (Pablo Llano, Natalia Girard, etc.). Por momentos se pasaban tonta y trivialmente a cuestionarle al experto folklorista invitado, el uso y la estilización de los disfraces, las danzas o los pasos coreográficos, cuando todos sabemos que la cultura no es estática, sino dinámica y por lo tanto, inevitablemente va evolucionando en el tiempo.

En TVB en cierto momento de la mañana cortaron la transmisión de la fastuosa entrada del carnaval de ORURO, para dar paso a las incidencias del carnaval de Sucre, y por la noche hicieron lo propio para emitir el corso cruceño, fue un absurdo descriterio y una falta total de respeto para con el público nacional e internacional que seguían la señal de BTV, ¿Cómo es posible que se haga ello con el carnaval de Oruro, una de las máximas expresiones de nuestro folklore y también una de las obras maestras y patrimonio intangible de la humanidad..???. Fue grosera la metida de pata y/o el atrevimiento de la gente INEPTA que actualmente dirige y está a cargo del ahora BTV (Bolivia TV).

Y si en BTV van poner a un interprete, deberían poner a alguien que hable el inglés, para que se dé al mundo las reseñas cortas de cada fraternidad o danza presentada, ya que no creo que en Europa, Norte América, Asia o Australia, entiendan o hablen el quechua o el aymara. Las autoridades de BTV deben darse cuenta de una buena vez, que BTV es la "ventana" de TODOS LOS BOLIVIANOS hacia el MUNDO, No está mal que presenten la transmisión del carnaval en nuestros idiomas nativos, lo que si, es que deberían prodigarse por presentar un mejor trabajo más profesional, no tan empírico ni improvisado, que obviamente contenga una reseña corta y específica de nuestras danzas por lo menos en quechua, aymara y guaraní, además del ingles.

Creo que ya hay muchos indicios de que muestran fehacientemente que BTV está siendo manejado por gente inepta, necia e incompetente que se conforma con su mediocridad, no tiene sentido nacional y mucho menos tiene los objetivos claros de lo que debe ser la televisora oficial de todos los bolivianos (de adentro y fuera del país).

Para terminar, Y yo me pregunto…. ¿En BTV (Bolivia TV) no hay un departamento profesional especializado de postproducción, que se encargue y aboque a preparar un trabajo videográfico y de rejillas respecto a este gran evento del Carnaval de Oruro en diferentes idiomas…?, ¿Es tanta la ineptitud e incompetencia de la gente que maneja este medio, que no es capaz de tener un departamento experimentado que pueda explotar este tipo de acontecimientos al máximo, para quizás hasta generar sus propios recursos económicos presentando un compendio videográfico oficial de la televisora BTV con miras a ser comercializado en el exterior..?.

En fin, solo espero que alguna vez pueda mejorar la calidad profesional de la televisión criolla, principalmente en la transmisión de este tipo de eventos tan importantes, porque en definitiva da la sensación de que la TV en Bolivia estuviera atrasada en por lo menos unos veinte años, con relación a lo que se ofrece en transmisiones de similares eventos espectaculares en otros medios del exterior.

.

2 comentarios:

Maria dijo...

Estoy de acuerdo con usted pues para estar cerca de mi Bolivia el internet es la unica ventana hacia mi patria!!! y lamentablemente tengo que admitir que me equivoque cuando pense que la Sra. Leyla Cortez haria un mejor trabajo que el anterior director de TVB. El año pasado la transmision de TVB fue mas eficiente todo sentido; imagen, audio, relato, etc. Pero lo peor no fue eso sino cuando de la nada pasaron a Sta. Cruz para pasar las imagenes de un monton de borrachos vestidos de Ku Klux Klan con botella en mano, en fin!!! entiendo que lo que querian era mostrar la diversidad pero espero que para la proxima se enfoquen en Oruro por ser el unico carnaval de exportacion que Bolivia tiene, el resto son solo corsos simpaticos pero sin ningun peso a nivel internacional.

Leonardo dijo...

Obra maestra del patrimonio oral e intangible de la humanidad pero interrumpido por una transmisión vacía y sin sentido de otros carnavales que a mi parecer no tienen punto de comparación de ningún tipo con el carnaval de oruro. Creo que en transmisiones de años anteriores esto no había pasado. ¿De quien habrá sido tan absurda y terrible idea? Ojalá los señores de la televisión no vuelvan a cometer tan inacertada programación.