martes, 11 de noviembre de 2008

La inaudita apología del crimen y genocidio social contra los pobres llevado a cabo por los medios oligarcas


Es ciertamente insólito y hasta inhumano lo que pasa actualmente en Bolivia con la discriminación xenófoba, prejuicios de orden racial y la alevosa intolerancia a lo indígena por parte de la oligarquía nacional. Tras los últimos episodios fatídicos en los despiadados y sanguinarios asesinatos perpetrados durante el genocidio sistemático a los pobres y campesinos en el departamento de Pando, y después las alevosas golpizas, flagelación, persecución y hasta humillación a los indígenas y campesinos en la ciudad de Sucre, como también en los departamentos orientales de Santa Cruz, Tarija y Beni que actualmente están controlados por un aparato represor dictatorial de las oligarquías regionales burguesas.

Es igual de lamentable y vergonzoso constatar el profundo odio enfermizo y animadversión de los potentados millonarios de la oligarquía logiera burguesa cruceña, contra los más pobres y desamparados de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, que por sus actos retrógradas y salvajes de orden racista y/o clasista, resultan ser un total absurdo y aberración que daña los mas profundos sentimientos de humanidad y ciertamente indignan y avergüenzan a todos los bolivianos.

Lo sucedido al finalizar el mes de octubre con la aberrante atrocidad en la violenta y vil destrucción de más de 220 viviendas solidarias que irían a beneficiar a los sectores más empobrecidos y humildes de Santa Cruz, y que además dicha destrucción se llevó a cargo por efectivos de la alcaldía cruceña, y con la autorización y firma del alcalde municipal de esa ciudad, don Percy Fernández Añez, quién estúpida e hipócritamente después arguyó que desconocía de este alevoso echo, con lo cual, demostró evidentemente que dentro de la alcaldía resulta ser solo un pobre imbecil arlequín manipulado como un fantoche para concretar los afanes xenófobos y racistas de sus principales colaboradores de la oligarquía logiera, encaramada e incrustada en la comuna cruceña y en todas las demás instituciones públicas que manejan las logias de Santa Cruz.

Se cometió allí con los pobres un verdadero genocidio social, un crimen de lesa humanidad, un acto inhumano de verdadera barbarie al demolerse más de 220 viviendas que iban a ser entregadas las próximas semanas a los primeros beneficiarios pobres y humildes de muy bajos ingresos y recursos. Allí se pudo verdaderamente constatar y evidenciar el odio y desprecio e intolerancia racial de esta gentuza advenediza, “blancoide”, rica y pudiente, hacia la gente pobre y desheredada de Santa Cruz, impidiéndoles hasta que puedan mejorar en algo sus condiciones miserables de vida.

Darse el lujo de destruir tantas viviendas, en un país evidentemente pobre, es algo ciertamente absurdo e inaudito, que solo puede ser justificado y entendido en gentes con pobreza de alma, sensibilidad y mente, o gente con hondos traumas, complejos y sentimientos de intolerancia racial, ya que esto ha sido una expresión más, del atropello constante o agresión sistemática del tipo netamente segregacionista, racista o clasista que vive la gente más pobre y desposeída en el país.

Con este acto de salvajismo cavernario que fue realmente una verdadera atrocidad, también se echó por tierra las esperanzas y anhelos de mucha gente pobre para poder siquiera soñar con tener una casita propia. A muchos se les negó y coartó el sueño, la posibilidad y el derecho mas elemental de contar con una de esas viviendas solidarias que el gobierno nacional impulsaba y trataba de entregar como una primera partida de viviendas del plan social solidario.

Es incomprensible que autoridades municipales de la oligarquía logiera burguesa xenófoba se hayan dado a la tarea de destruir las viviendas ante la vista e incredulidad del pueblo nacional, que vio toda perpleja por todos los medios (en vivo y directo o en diferido) la maquiavélica y violenta arremetida contra las viviendas de los pobres.

Esta maldita e inhumana gente de la oligarquía logiera fascista no tienen la más remota idea, ni llegan siquiera a estimar y comprender en su justa dimensión y a cabalidad el gran desperdicio que se ha hecho al destruir las viviendas, y lo que se ha invertido en ellos en recursos, tiempo, sacrificio, trabajo y esfuerzo realizado en la tarea de construir, que por cierto también es lo más difícil, destruir es siempre lo más fácil. Esta gentuza es experta en destruir no solo eso, sino hasta los sueños y aspiraciones de los más pobres y relegados. Todo ha sido un gran desperdicio en un país pobre.

La destrucción de las viviendas se realizó para favorecer a las familias ricas que colindan al sector en donde se edificaban las casas de los pobres, y fue motivada por el potentado empresario Hermán Gabriel Camacho Cuéllar con CI. 2815317 S.C. y su abogado chicanero Otto Richter (este sujeto fue el abogado artífice que llevó a la quiebra y destrucción del LAB, engañando al sindicato de trabajadores y manipulándolo contra sus anteriores propietarios, directivos y presidente el ing. Tito Asbùn, En forma encubierta fue pagado por Aerosur para agilizar la quiebra del LAB y así conseguir que Aerosur pueda monopolizar el servicio aéreo en el país) , con el único objetivo de evitar la devaluación de un proyecto inmobiliario millonario que se pretende en los aledaños de ese sector. Abiertamente Hermán Gabriel Camacho Cuéllar ya había amenazado que no iba a permitir que familias “carachas” (pobres) del plan de vivienda solidaria vivan cerca de sus terrenos porque bajaban el rédito económico de su propiedad. Fue éste individuo quien manipuló a altos funcionarios de la comuna cruceña y hasta contrató la maquinaria pesada para efectuar tal atrocidad en la demolición.

La gente pobre fue apartada brusca y violentamente por los gendarmes municipales de la alcaldía oligarca cruceña y quedó penosamente sumida en trágico silencio, solamente se oía el sollozo y llanto de los ancianos, niños y mujeres con sus criaturas de pecho, después de semejante insensatez, injusticia y crimen que había consumado uno de los fraternos poderosos de la oligarquía fascista más radical. Todo quedó convertido en escombros, una vil obra sañuda de los gamonales que habían convertido lo que eran viviendas solidarias en un promontorio de escombros de una villa fantasma.

¿Qué culpa tienen ellos de ser pobres…..?

¿Qué culpa tienen ellos de haber nacido siendo indígenas o campesinos, cambas o kollas…..?

¿Qué podían haber echo ellos para merecer ese trato tan vil de desprecio y odio de estos nauseabundos oligarcas de la burguesía…?

A la gente pobre lo único que les quedaba por hacer era llorar de impotencia ante su infortunio y desdicha.

Algunos decían acongojados: "esto no tiene nombre, no van a tener un poco de lástima de tumbar las casas, deberían pensar, en qué harían ellos si fueran sus casas, con que derecho, era para que los niños no vivan más en las calles"

Otro vecino llorando dijo: "No tuvieron lástima, no saben como se escuchaban las piedras, los gendarmes nos maltrataban , las máquinas tumbaron todo y apaleaban a la gente".

También es una real pena que el cardenal Julio Terrazas no se haya manifestado en lo absoluto ante esta atrocidad y crimen de la burguesía logiera oligarca contra los más indefensos y pobres de Santa Cruz. Queda plenamente claro y comprobado que para la jerarquía eclesial, los pobres de Bolivia no cuentan ni valen un solo CARAJO, Estoy plenamente seguro y convencido de que si el afectado hubiese sido uno solo de los poderosos gamonales de la burguesía quien habría sufrido los daños, en alguna de sus propiedades, el cardenal Julio Terrazas habría saltado sin pensarlo dos veces a ladrar para defender al potentado millonetas, llamando hasta a cadenas de oración y campañas de solidaridad para ayudar al “pobre potentadito” millonario. Peor aún todavía en ese caso la burguesía logiera oriental habría saltado peor que perros rabiosos babeando espuma por las fauces y hasta votando humo por los oídos, gritando alaridos frenéticos diciendo a los cuatro vientos que esto era una afrenta contra TODO el pueblo de Santa Cruz y todo el pueblo oriental.

Cuando la oligarquía logiera burguesa perpetra este tipo de crímenes de lesa humanidad contra los pobres y sus aspiraciones de poder tener una vivienda propia, o hasta se comete aberrantes crímenes como el genocidio ejecutado en el departamento de Pando, nadie dice nada. Mucho menos la iglesia y sus autoridades. Peor aún los medios oligarcas empresariales de comunicación de la burguesía, que solo sirven para distorsionar, mentir, embaucar, malear, pervertir, corromper y manipular la información real, tal y como se les cante a sus patrones, propietarios o testaferros. Quienes mas bien salen a hacer una flagrante apología del delito o crimen, distorsionando lo central de un echo delictivo especifico, para colaterizarlo y mostrarlo de la forma que les convenga a sus propietarios y sus allegados de mafia logiera oligarca burgués.

Lo cierto, claro y evidente es que de todo esto, la población en general del país ha quedado asqueada de ver semejante aberración abusiva y horrenda injusticia contra los pobres y desposeídos, que una vez más, han sido humillados y atropellados en forma vil por los ricos y poderosos oligarcas de Santa Cruz.

1 comentario:

Wilson Montes dijo...

Es verdad los medios UNITEL, PAT, RED UNO, ATB, CADENA A, GIGAVISIÓN, radio FIDES y Panamericana, Periódicos El deber, El mundo, La estrella del oriente, El Nuevo Día, La Razón, Los tiempos, El Diario, etc. y todos los que son manejados por el grupo PRISA, Canelas y los demás potentados, etc. son la palestra mediática para apologizar, defender y encubrir las fechorías de cívicos y sus secuaces los maleantes prefectos neoliberales.