viernes, 24 de octubre de 2008

Branco Marinkovic el croata entenado de los medios oligarcas


Los croatas secesionistas son un pequeño conjunto de poderosas familias de extranjeros que por primera vez en su bastardo árbol genealógico gozan de la nacionalidad boliviana, Toda esta gentuza están ligadas a los grupos de poder regional del oriente, que son dueños de hasta el aire que el pueblo cruceño respira y tienen a todos los medios oligarcas (Unitel, ATB, Red UNO, Bolivisión, Cadena A, PAT, Megavisión, Gigavisión, Full TV, Activa TV, etc.) trabajando para ellos y para auspiciarles su afán secesionista. Estos grupos croatas se dedican a la gran empresa, a la industria láctea, agroindustria, y al capital financiero. Por si acaso, esta comunidad llegó a nuestro país en los años posteriores al fin de la Segunda Guerra Mundial, cuando el gobierno boliviano aceptó, a solicitud (imposición) de la CIA, dar refugio y asilo a miembros perseguidos de la Ustasha (Ustacha, Ustachi, Ustache, Ustaša, Ustashe, Ustase, Ustashi), la organización fascista croata y a otros grupos similares de la ultra derecha. Al “selecto” grupo de ratas de la Ustasha no los recibía ningún país (por sus horrendos crímenes de guerra y atrocidades cometidos durante la segunda guerra mundial en Yugoslavia contra los serbios, musulmanes, judios y gitanos) ni siquiera la Argentina o Chile, donde se refugiaron muchos nazis y miembros de la ultraderecha nacionalista de los diferentes países europeos.

Sintomáticamente han retomado el símbolo de la media luna, en alusión a la media luna croata, que en el año 1482 se constituyo en el último bastión de Europa contra la expansión del imperio otomano. Esta vez la media luna defenderá a la "civilización cruceña" contra los enemigos de la globalización, el capitalismo, el neoliberalismo y el “progreso” (de sus bolsillos oligarcas): los migrantes kollas y los desposeídos indios orientales que habitan Santa cruz.

Los croatas ultraderechistas fueron los grandes aliados del general Hugo Banzer Suárez durante su dictadura militar y toda su carrera política, siendo beneficiados por éste con grandes partidas presupuestarias y de infraestructura en sus dos gobiernos.

Esos fueron los abuelos y padres de quienes hoy llevan las riendas secesionistas en el oriente boliviano y quienes en la actualidad capitanean los principales proyectos de negocios y desarrollo en el oriente, que es una región rica y prospera en recursos naturales, apta para la actividad forestal, turística, agrícola, ganadera e industria.

Recordemos también que Santa Cruz de la Sierra debe ser uno de los pocos lugares del mundo donde existe una gran proliferación de logias y sectas oligarcas de todo tipo y estilo, seudo cultura regional que ha facilitado al grupo croata la formación de redes de apoyo a sus planes secesionistas. Hoy el clan croata es uno de los elementos más activos en el proceso de desintegración de Bolivia. Han impulsado la creación de varios grupos secesionistas, de los cuales el más activo es "La Nazión Camba".

Los nietos de estos connotados genocidas son gente formada en duras ideologías racistas y anticomunistas, se adjudican y sienten como los principales forjadores del explosivo adelanto económico del oriente boliviano. Ellos se han esmerado por mantener a sus miembros encaramados en los grupos de poder regional y de toma de decisiones. También son los lacayos incondicionales de los Estados Unidos a los cuales recurren actualmente para lograr su patrocinio en la conspiración contra el gobierno actual del indio Evo Morales, Se muestran ante los yanquis como un grupo capitalista que promueve y alienta el neoliberalismo y en el cual se pueda confiar. También tienen contactos directos con la CIA a través de los grupos de confidentes camuflados dentro de la comunidad menonita asentada en el oriente. Hay elementos de la casablanca y el pentágono que miran con buenos ojos la arremetida secesionista de esta lacra foránea croata en la región del oriente boliviano.

Se sabe que para el grupo croata la caída de Evo, el "indio de mierda" no es prioritaria, aunque la ven como inminente y la impulsan con actos subversivos y sediciosos. Ellos buscan a futuro crear una nueva nación "blancoidea" de puros inmigrantes extranjeros entremezclados con la nata de la oligarquía burguesa local, a la que ya le han dado hasta el nombre de “nazión camba”. Constituida mayormente por gente privilegiada de la clase alta (que vive en la opulencia y el despilfarro en Equipetrol), que se dice de sí misma ser “honesta”,“laboriosa”, ilustrada, con hondo fanatismo nacionalista regional y que sobre todo tiene gran riqueza y poder adquisitivo, que abiertamente se jacta de tener miles y miles de obreros y empleados en sus empresas y haciendas (muchos en condición de semiesclavos), etc. En realidad quieren conformar un feudo que no tenga nada que ver con los habitantes del interior del país o lo kolla (quienes solo les sirven para explotarlos en su latifundios, industrias y empresas), que según ellos es a la que hasta ahora tienen que mantener y financiar diariamente con los impuestos que ellos pagan….(¿…?).

Es un hecho que si Evo Morales se opone por la fuerza a los maquiavélicos pasos secesionistas “autonómicos” que propugnan y han sido diseñados por los croatas en los grupos de poder, éstos no vacilarán en recurrir a las viejas prácticas genocidas de sus abuelos en la otrora USTASHA, exterminando despiadadamente y ensangrentando a nuestros hermanos connacionales del oriente. Para los croatas del oriente boliviano el único indio bueno es el indio muerto (sea este de cualquier latitud de la patria).

Ellos están obsesionados con un poder absoluto que saben que no lo van a poder conseguir nunca a nivel nacional, encaramándose en el gobierno boliviano, por lo tanto, buscan balcanizar a nuestra querida patria para apropiarse del poder regional absoluto del oriente boliviano.

Aquí una vez mas se demuestra que cuando un país de gente sencilla, inocente y humilde como el nuestro es solidario y hospitalario con sus semejantes desafortunados, que pasaban por muy malos momentos, como lo fue con estos grupos extranjeros que vinieron a nuestro país entre los años 50’s y 60’s, sucios, hambrientos y hasta harapientos, escapándose de la segunda guerra mundial y la persecución de la cual eran objeto, en los inmundos escombros en las que estaba sumido casi toda Europa, llegaron y se cobijaron en nuestro suelo siendo refugiados. Pero al poco tiempo ganada la confianza nuestra se ocuparon de hacer fortuna fácil infiltrándose en cuanta instancia de poder pudieron para defraudar al estado boliviano y se hicieron multimillonarios prosperando gracias al pillaje e ignorancia de nuestra gente y a los mafiosos apoyos de la dictadura militar y las oligarquías. Aquello que nunca jamás soñaron sus padres o abuelos que podrían lograr conseguirlo en sus propios países de origen, lo consiguieron aquí en nuestra patria, que para ellos se pinto algo así como el país de la fantasía gracias a todas las dádivas que las dictaduras militares les regalaban y se les chauchitaba en ese entonces, con lo cual se beneficiaron impunemente pero en forma abusiva, exorbitante y exponencial. Esta gentuza no contentos y satisfechos con haberse enriquecido exhorbitántemente robando descaradamente y defraudado a las arcas de nuestro país, ahora nos muerden la mano como perros raviosos y hasta pretenden maquiavélicamente fracturar nuestra propia patria, para hacerse dueños de lo que nunca fue suyo.





Cría cuervos y te sacarán los ojos.

3 comentarios:

Ivan S dijo...

¡EL FASCISMO NO PASARA!

Los últimos acontecimientos acaecidos en los “seis” departamentos soliviantados por los tristemente célebres “comités cívicos”, han tenido la virtud de desenmascarar completamente el verdadero carácter de la oposición política en el país. El fascismo más desenfrenado se ha manifestado en toda su dimensión, han quedado como falacias y mentiras los supuestos “pacifismos” del comiteísmo cruceño. Hasta la propia prensa reaccionaria ha tenido que reconocer que en Santa Cruz y otras regiones han aparecido las orejas de lobo del fascismo racista de los extranjeros en el oriente. La archiconocida Unión Juvenil Cruceñista ha mostrado sus dientes sanguinarios atacando a inocentes comerciantes y transeúntes de la manera más brutal. Es éste un pequeño botón de lo que haría la reacción fascista si llega al gobierno y domina los aparatos represivos del Estado.

Como decíamos en las épocas banzeristas: «frente al fascismo, no caben componendas, o se lo aplasta o nos aplasta». Se trata pues, de una oposición clasista muy evidente, de una oposición de tipo francamente fascista y pro-imperialista que pretende derrocar al gobierno, detener el proceso tendenciosamente revolucionario e implantar una nueva dictadura sobre los pueblos naciones y clases oprimidas bolivianas.

En los actuales momentos no cabe una posición neutral o equidistante de los bandos en pugna, o estamos con el proceso tratando de profundizarlo, encauzarlo y desarrollarlo o, por el contrario, nos oponemos a él haciendo causa común con las fuerzas más negras de la reacción y el imperialismo. La reacción fascista que tiene como su nido el centro de la ciudad de Santa Cruz, está desesperada porque no encuentra el momento ni la oportunidad para lanzar el zarpazo de destrozar la unidad del Estado boliviano.

El dipsómano Percy Fernández, alcalde cruceño, lo ha dicho con toda claridad en un momento de lucidez:“hay que crear dos naciones, una oriental y otra occidental”. Más claro, agua. Frente al peligro inminente de un gran enfrentamiento político y social no caben dudas, hay que prepararse para él en defensa del proceso, en defensa de la unidad supra nacional, de la verdadera y auténtica democracia, de la justicia social, de los recursos naturales, de las empresas del Estado, del derecho a la vida digna y de la soberanía, así como de la independencia de la nación actual y del Estado frente al imperialismo.

Nos alienta mucho escuchar con solidez el antiimperialismo del compañero Evo Morales que ha puesto en su lugar a los representantes del imperialismo en el país: ¡o respetan a Bolivia y su soberanía o tienen las puertas abiertas para dejar el país!. Un ejemplo de dignidad que vale mucho para nosotros los revolucionarios. Y los paros y huelgas de algunos sectores sociales desorientados que no comprenden que están sirviendo puntualmente a los intereses del fascismo, siguen y suman “hasta las últimas consecuencias” y serán estos sectores, precisamente, los que sufrirán más directamente cualquier ascenso fascista.

Esperamos que rectifiquen tan atrabiliaria conducta y se sumen a la campaña de unir a las clases, a las naciones y a los oprimidos para frenar la ofensiva reaccionaria y fascista.

Anónimo dijo...

Es uno de los energúmenos que se ha apropiado de tierras de los indígenas ayoreos verdaderos BOLIVIANOS del oriente, ¿Cómo estas ratas pueden llegar pobres a nuestro país y en menos de cinco décadas volverse en multimillonarios acaudalados…?, Y para colmo de males en lugar de estar eternamente agradecidos con el país y el pueblo hospitalario que les recibió y dio cobijo cuando así lo requerían estos miserables CROATAS, ahora mas bien quieren destruir a nuestro país…para dividirlo.

Branco Marinkovic es un maldito y malnacido extranjero que por los asares del destino hoy es uno de los más grandes acaudalados y potentados del país. Su empresa de aceite IOL – Rico solo el año 2003 facturó la suma millonaria de 92 millones de dólares americanos, imagínense este sujeto es además dueño de 2500 cabezas de ganado en dos de sus estancias ganaderas en el oriente. Se ha apropiado fraudulentamente de tierras que pertenecían a las comunidades indígenas ayoreos, chiquitanos, guaranies, etc. y se ha aprovechado impunemente de ellas explotándolas para su propio beneficio.

Ningún oriundo cruceño ni boliviano en toda la historia de todo su linaje desde sus ancestros ni hasta su propia descendencia podría lograr tener lo que este extranjero ha fraguado y robado al país, con ayuda de la dictadura y los gobiernos neoliberales.

No contento con ser actualmente un magnate acaudalado y multimillonario CROATA, actualmente en complicidad con su hermana Tatiana Marinkovic también han urdido planes para robarle al país y tienen pleitos con la justicia por daño económico al Estado Nacional al haber falseado documentos de la devolución de Certificados de Devolución Impositiva (Cedeim) por la suma de 20 millones de bolivianos.

Esta nauseabunda gente extranjera, principalmente la colonia CROATA, y las de origen ultra nacionalista de la derecha que han emigrado al país, lo único que saben hacer bien es robarle descaradamente a nuestra propia gente y a nuestro país, para solo ellos poder enriquecerse y potenciarse.

Juan Meneses dijo...

Branco Marinkovic no conoce nada de la historia boliviana, No sabe ni un CARAJO, debía por lo menos aprender a cantar el himno nacional. Este Croata hijo de puta, debía volverse a su Kosovo que está echo todo una mierda.